Cada viajero o turista parece sentir al menos una vez durante su vida la necesidad de cercarse de los orígenes de la humanidad. De hecho, parece obligatorio visitar lugares que guardan la historia y protegen la antigüedad en sus muros hasta hoy.
winter-820337_640Sin duda ninguna, una de las ciudades más llenas de su pasado es Roma, considerada como el centro histórico. El Coliseo Romano, el principal símbolo, es un monumento fundamental para ver. Su construcción del mayor anfiteatro romano, refleja el carácter de la sociedad antigua. Explorándolo, se puede imaginar muy bien los muertos de los primeros cristianos que perderon su vida en la arena. No es posible omitir el Foro Romano, el centro de la vida tanto pública como religiosa. Allí, vale la pena pasearse por la Vía Sacra, la calle principal que comunica con el Coliseo. Pasando por la Ciudad de Roma, se recomienda ver también las Termas de Caracalla, obviamente construidas en la Antigüedad, que forman espectaculares complejos de termas rodeadas por jardines y que fueron lugares muy atractivos para pasar el tiempo libre y justamente encontrar con los demás. Aunque menos conocido pero igualmente interesante para ver es la llamada Boca de la Verdad en forma de máscara de mármol. Se dice que ésta boca muerde la mano de los mentirosos y verifica la fidelidad entre los esposos. Hay que constatar, que el monumento mejor conservado desde la Antigüedad es el Panteón de Agripa. Su arquitectura muy bien renovada, permitió convertirlo actualmente en la iglesia (http://www.lot.com/es/es/). Dentro del Panteón, se puede descubrir muchas tumbas de reyes y de gente más importante de la época, entre otros del pintor Rafael. Siguendo éste ambiente, es necesario mencionar las Catacumbas de Roma, que eran lugares de enterramiento en el pasado. Hoy en día, tienen forma te galerías subterráneas. Allí, se puede ver las tumbas de los paganos, judíos o primeros cristianos. Otro lugar que provoca mucha impresión en Roma, es la Fontana de Trevi, iluminada de noche y considerada como la fuente más grande y bonita de la ciudad. Su nombre viene de la localidad, ya que la Fontana se encuentra en le cruce de tres calles (Tre Vie).
La Ciudad de Roma es muy poblada y también visitada por todo el año. Llega la gente de religiosas distintas para admirar los principios y la riqueza de la humanidad y estudiar las muestras de la época. Es un centro de la tradición marcada por las murallas aurelianas que guardan las huellas de unos milenios, que constituyen el carácter humano en cada su aspecto.