Hogar de muchas de las más famosas obras de arte, arquitectura y gastronomía del mundo, Italia inspira, alegra y mueve como ningún otro país. Epicentro del Imperio Romano y lugar de nacimiento del Renacimiento, este virtuoso europeo gime bajo el peso de su caché cultural: es allí donde se encontrará en presencia de los frescos de David y la Capilla Sixtina de Miguel Ángel, el Nacimiento de Venus y la Primavera de Botticelli y la Última Cena de da Vinci.

De hecho, Italia tiene más sitios culturales del Patrimonio Mundial de la Unesco que cualquier otro país en la Tierra. ¿Desea seguir los pasos de los antiguos romanos en Pompeya, deleitarse con los relucientes tesoros bizantinos de Ravena o quedarse sin aliento con los frescos revolucionarios de Giotto en Padua? Es un enigma cultural tan emocionante como abrumador.

italyEn pocos lugares, el arte y la vida se entremezclan así sin esfuerzo. Esta puede ser la tierra de Dante, Tiziano y Verdi, pero también es el hogar de Prada, Massimo Bottura y Renzo Piano. La belleza, el estilo y la clase proporcionan todos los aspectos de la vida cotidiana. La raíz de la psicología italiana es una dedicación para vivir bien la vida, y tan sin esfuerzo como posible, la conducción de esa dedicación es una reverencia por las cosas buenas. Así que disminuya la velocidad, estilo arriba y disfrute del modo de vida italiano.

Puede parecer una bota, pero Italia, obsesionada con la comida, se siente más como una media navideña decantadamente rellena. Desde delicada pasta al ragù hasta cannoli aterciopelados, cada bocado puede parecer una revelación. El secreto: ingredientes superlativos y know-how finamente sintonizados. Y si bien el alma culinaria de Italia podría preferir la simplicidad, es igualmente ingeniosa y sofisticada. Por lo tanto, ya sea que esté en una odisea de degustación en Módena, en la caza de trufas en el Piamonte o en rojos de gran potencia en la Toscana, prepárese para aflojar ese cinturón.

Las fortalezas de Italia se extienden más allá de sus galerías, armarios y comedores. El país es una de las obras maestras de la Madre Naturaleza, con una extraordinaria diversidad natural emparejada por pocos.

Desde los Alpes helados del norte y los lagos glaciales, hasta los ardientes cráteres del sur y las grutas de color turquesa del Güelfo Amalfitano. Un día estará derribando las laderas empolvadas de Courmayeur, al siguiente podrá estar galopando a través de las marismas de la Maremma, o buceando en las aguas de la Sicilia tachonadas de coral. Lo que sea que quiera hacer o ver, Italia probablemente tiene algo encantador que ofrecer.