Para admirar y explorar los territorios canadienses, es mejor reservar bastante largos vacaciones porque la cantidad de lo que vale la pena ver es impresionante. Parece poco creíble ¿cómo la civilización y lo urbano convive con la naturaleza tan pura?
Canadá es un lugar que ofrece un escanario natural muy hermoso. Posee muchas localidades pintorescas con paisajes inolvidables. Las Cataratas del Niágara, que parecen ser más famosas, garantizan las vistas de belleza extraordinaria. Existe una posibilidad de apreciar sus aguas caidas de muy cerca gracias a los barcos que se puede alquilar por los turistas. Ya es un lugar donde las atracciones son bien adaptadas a las necesidades de los visitantes. Explorando el país de Canadá, no se puede omitir los parques nacionales. La mayoría de ellos es nombrada Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO, sobre todo gracias a su ecosistema que fortunadamente ha poco cambiado desde la época glacial. Se las puede encontrar, entre otros, a lo largo de la provincia de Alberta famosa por la enorme cantidad de restos fósiles. Además, ventimiglia-187089_640es una localicación perfecta para los que quieran esquiar. Otro lugar, aunque menos conocido, pero que se recomienda ver en Canadá, es indudablemente la Bahía de Fundy. Tan altas mareas como allí no es posible encontrar en ninguna otra parte del mundo. La bahía es rellenada del agua para luego vaciarla dos veces al día. Las aguas de Canadá forman un mundo mágico. En algunas partes de bosques, gracias al contenido de hierro, se convierten en un verdadero abanico de colores con el predominio del matiz naranja. Sin olvidar los aspectos urbanos de Canadá, hay que subrayar que las ciudades canadienses son ideales para pasear y sentirse seguro incluso de noche. En algunas, sin duda ninguna, se puede noticiar las influencias de la cultura francesa. Se dice que Quebec es una ciudad más parecida a las francesas. Asimismo, en Montreal hay un montón de monumentos al estilo francés. La mayoría de los habitantes es bilingual, o sea habla tanto la lengua francesa como inglesa. También, Montreal es conocido por sus festivales de tamaño internacional.

Cabe añadir, que no por casualidad el arce constata el símbolo de Canadá. Los bosques cubren casi la mitad de la superficie del territorio y el árbol más frecuente es justamente el arce con sus numerosas y variadas especies. La naturaleza canadiense es considerada como espectacular lo que confirman no solamente los visitantes pero también los patrimonios oficiales.